Cuidemos la fe de nuestro pueblo