La Iglesia no es un grupo político