«El sacerdote es otro Cristo»